PUBLICIDAD

LA IMPORTANCIA DE TU TIEMPO

LA IMPORTANCIA DE TU TIEMPO

Por: Kamal Yousef J. /  Ingeniero en Informática / Egresado sello Santo Tomás Rancagua 2022

 


 

Pongamos el ejemplo de unos gemelos idénticos, quienes fueron criados bajo las mismas condiciones socioeconómicas y valóricas. Ellos deciden estudiar carreras distintas, ya que, como todas las personas, ellos tienen intereses diferentes. Si nos ponemos en un caso extremo, uno pudo haber terminado sus estudios y el otro haber decidido no estudiar, o bien, en la situación muy improbable que ambos terminaran en igual situación, la diferencia está dada por la priorización que dio cada uno a sus tiempos.

 

Con este ejemplo, podemos comenzar a pensar en qué hacemos nosotros con nuestros tiempos libres: mientras unos deciden estudiar, trabajar, aprender algo nuevo, otros deciden jugar en el celular, ver películas o hacer alguna otra actividad de poco provecho en el ámbito del crecimiento personal. Esto sin duda, como un comportamiento repetitivo en el tiempo, marcará una diferencia evidente entre unos y otros, y en este artículo les daremos algunas recomendaciones para identificar el valor que tiene nuestro tiempo.

 

Priorizar tareas

 

Para todos nosotros, cada día tiene 24 horas, de las cuales, sólo 16 son de provecho, considerando 8 horas de sueño. Si hacemos una pausa y pensamos en estas 16 horas, nos daremos cuenta de que hay actividades inevitables que nos quitan tiempo, por ejemplo: la ducha, vestirnos, el almuerzo, traslado y otras tantas. Dentro de este período, también encontraremos tareas reactivas, como reuniones, visitas, trámites, etcétera, llevándonos a reducir importantemente estas 16 horas.

 

Debemos considerar que, dentro de este lapso de tiempo diario, debemos compatibilizar trabajo o estudio, familia, descanso y crecimiento personal, dejándonos muy acotado cada día. Por eso, se hace casi indispensable poder priorizar actividades, planificar y revisar nuestro día, mentalizándonos en que sea un día productivo, que no lleguen las horas finales y decir “se me fue el día y no alcancé a hacer nada”.

 

Dentro de las formas de organización de nuestro tiempo, podemos encontrar algunas muy sencillas y otras más complejas, pero lo principal es tener una lista de tareas priorizadas, ya sea en una pizarra, en el computador, en el celular o como más nos acomode: lo importante es contar con ella. Debemos tenerla al alcance, para ir chequeando en nuestros momentos de ocio, con cuál tarea podemos continuar, siempre considerando que deben existir períodos de descanso proporcionales al tiempo que dediquemos a trabajar. Trabajamos una hora y descansamos 15 a 20 minutos.

 

Siempre dedique parte de su planificación al crecimiento personal, aunque sea esto buscar una palabra nueva en el diccionario, ¡esto nos llevará sin duda en el sentido correcto!

 

Al finalizar el día, debemos ver nuestra lista de tareas y analizarla, revisar cuáles llevaron más tiempo y cuáles no pudieron realizarse. Independiente de la acción que tomemos al revisar la lista, esto siempre nos hará más conscientes al momento de crear la siguiente, llevándonos a estimar de mejor forma los tiempos.

  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0

Imprimir   Correo electrónico