DELIVERY SOSTENIBLE, ¿ES POSIBLE?

Delivery sostenible es posible


 

La rápida expansión del delivery en el último año ha traído consigo beneficios a nivel de usuario y para la economía del país; sin embargo, su crecimiento descontrolado ha ocasionado paralelamente serios debates con respecto al impacto de esta industria en el medio ambiente.

 

Cabe pensarse en cómo las entregas “por parada” acarrean una intensificación de la huella ambiental, en lo que el aumento de envases desechables, en la mayoría de los casos de plástico, incrementa la cantidad de desechos de larga duración de degradación.

 

En unos tiempos en los que el cambio climático y el futuro del medio ambiente son temas que importan, las empresas delivery se ven en la responsabilidad de, al igual que otras industrias, invertir en formas de sostenibilizar su actividad.

 

Dentro de esta tendencia, una de las empresas pioneras fue www.pedidosya.cl, filial de Delivery Hero, con su política “delivery Carbono Neutral en Chile” surgida con el objetivo de contribuir a la reducción de emisiones.

Para este objetivo, la empresa se comprometió a calcular las emisiones de carbono en oficina y repartos, maximizar su inversión en I+D+i con el fin de optimizar sus rutas y apostar por el asesoramiento experto en materia de alternativas sostenibles para convertirse en una empresa eco-friendly.

 

Su interés no solo ha inspirado a que otras empresas delivery se sumen a esta tendencia de preocupación por el medio, sino que ha permitido que se comiencen a testar opciones capaces de conciliar la continuidad de esta industria con el cuidado medioambiental. Algunos de las iniciativas más prometedoras son las siguientes:

 

  • Rutas de reparto optimizadas: El refinamiento de algoritmos inteligentes permite mejorar los mapas de rutas, de modo que en menos recorrido se cubren mayores áreas de reparto. Esto facilita, además, que se reduzcan la cantidad de vehículos en circulación y los tiempos que se pasan en carretera, con la reducción de emisiones de carbono que esto supone.
  • Integrar el transporte no motorizado: En función de las áreas de reparto y con el fin de no reducir plantilla, una alternativa que se plantea es que, como apoyo a los motociclistas, se aumente el número de riders. De este modo se mejora el reparto de carga laboral y como añadidura se incentiva el uso de transporte sostenible.
  • Acordar con las empresas afiliadas el uso de envases con baja huella ecológica: Una de las mayores problemáticas es el exceso de plásticos, por este motivo, las empresas delivery se están haciendo cargo, acordando con restaurantes, supermercados, farmacias y demás tipos de servicios afiliados al delivery, la conversión a empaques elaborados con materiales reciclables.
  • Introducir envases reutilizables propios: Como complemento a lo anterior, una opción que se viene planteando es emular el concepto delivery que se utiliza en países como España. De este modo, los clientes cuentan con unos días para devolver los envases al restaurante, que se encarga de desinfectarlos correctamente y así reutilizarlos.
  • Incluir opción para rechazar los extras: En muchos casos la comida se pide para consumirla en el hogar o en el trabajo, donde hay disponibles cubiertos, aliños, servilletas y vasos. Son varias ya las apps delivery que han optado por incluir la opción de rechazar extras, ya que, a fin de cuentas, esto permite la reducción de materiales de difícil degradación y un mejor aprovechamiento de recursos.

 

Bajo estas consideraciones lo que es seguro es que sí es posible disponer de un delivery sostenible y que este cada vez lo será más gracias al compromiso de las empresas y a la mayor concienciación de los propios consumidores.

  • 1
  • 1
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0

Imprimir   Correo electrónico